Chikung: Cómo mover la energía y utilizarla en terapia – Ferran Cases

Chikung: Cómo mover la energía y utilizarla en terapia - Ferran Cases

Chikung: Cómo mover la energía y utilizarla en terapia – Ferran Cases

La Medicina Tradicional China (MTC) conocida por todos nosotros por una de sus prácticas más famosas, la acupuntura, tiene más de 2000 años de antigüedad y sigue vigente hoy en día, siendo cada vez más motivo de estudio por los científicos occidentales. No creo que este sea el post para explicar la MTC ya que es un tema complejo y que necesita de años de estudio y comprensión. Pero sí que me he querido centrar en algunos temas que se pueden aplicar al Chi Kung, pues esta práctica no deja de formar parte de ella.

Una de las características de la MTC es el supuesto de que el cuerpo humano es más que la suma de sus componentes, y que se encuentra en permanente relación con su entorno, es decir, consiste en un conjunto complejo de funciones interrelacionadas en constante interacción con el entorno. ¿Me sigues? Es maravilloso, nosotros como seres humanos no somos distintos, no somos tan importantes, formamos parte del entorno y funcionamos de igual manera y en acorde con los cambios de este. No podemos vivir de igual manera en invierno que en verano. Debemos cambiar horarios, alimentación… ¿Te habías parado a pensar en esto alguna vez? Formas parte del entorno, formas parte del todo. ¿Cómo crees que funcionaria nuestra sociedad si estuviera montada sobre estos cimientos, en vez de sobre el ego… ¿Cambiaría no?

También es característica de la MTC la conciencia de la individualidad única de estas relaciones cambiantes. Cada persona reacciona a su manera ante los agentes patógenos, influencias externas o desequilibrios internos, por lo que la terapia consiste en reajustar las funciones alteradas volviendo a un estado de equilibrio dinámico, necesariamente individualizada. No hay dos personas iguales, así que no podemos tratar a todos con la misma medicina o terapia.
La MTC considera todo el cuerpo como una unidad global e indivisible, donde todas sus partes están íntimamente interrelacionadas, por lo que se coordinan mutuamente en el desarrollo de las actividades fisiológicas normales y se afectan mutuamente en el camino de la patología. Hay que destacar que la MTC no reconoce una separación estricta entre las partes materiales y no materiales del ser humano: materia, mente, energía y espíritu están necesariamente combinadas, y siempre se consideran y se tratan juntas. Y justamente eso es lo que conseguimos con la práctica del Chi kung, armonizar todas estas partes para que funcionen al unísono.
También considera que existe unidad completa entre el interno y el externo, entre el grande y el pequeño, o, en otras palabras, entre el cuerpo (ser humano) y su entorno (Cosmos), que se influencian y se reflejan mutuamente.

Vamos a ver qué es exactamente esta práctica que da tanto que hablar. Vamos a empezar con los conceptos básicos, fíjate bien, ¿preparado? Vamos allá.

CONCEPTOS BÁSICOS

El Qi Gong o Chi Kung: El Qi Gong se pronuncia Chi Kung por eso lo encontramos muchas veces escrito así, aunque la manera correcta de escribirlo sería QI Gong. En post lo encontrarás de las dos manera así te vas familiarizando con las dos e interiorizando el concepto. La palabra Qi Gong significa trabajar la energía, traducido literalmente, y consiste en controlar el flujo y la distribución del Qi para mejorar la salud. Aunque pueda sonar raro o misterioso, con pocas sesiones de práctica podemos lograr un trabajo importante en la percepción del Chi, y más adelante aprender a utilizarlo a nuestro favor.

La palabra chi kung se divide en dos claras partes, por un lado tenemos la palabra Chi o Qi, lo mismo da que da lo mismo, y por otro lado tenemos la palabra Kung o Gong. Vamos a palmos.
El Qi, pronunciado Chi, es la energía vital que tienen todos los seres vivos. Por lo tanto, todos nosotros estamos llenos del Chi que corre por nuestro interior. Esta energía que circula dentro de nosotros y nos da la vida se mueve por lo que llamamos meridianos que se encargan de distribuir la energía por el organismo según las necesidades.

Básicamente hay tres tipos de Qi: el Qi ancestral, el Qi nutritivo y el Qi defensivo.
El Qi ancestral es la batería del móvil que vamos consumiendo poco a poco, pero que no podemos desperdiciar, hay que aprender a “cerrar aplicaciones” y a usar el “modo avión”, porque cuando se acaba, se muere, y ya no podremos llamar. Nosotros heredamos de nuestros ancestros esta energía, no solo de los padres, sino también de los abuelos y más allá en nuestro árbol genealógico. Y vendría a ser como nuestro depósito de vida, para que no se nos termine la batería, debemos cultivar los otros dos Qi.
El Qi nutritivo como indica la misma palabra es todo aquello que comemos, digerimos y absorbemos. A más calidad de los alimentos, más calidad de Qi. De aquí la importancia de tener una dieta equilibrada a base de alimentos ecológicos y de proximidad. La comida rápida, la que lleva meses envasada en el supermercado, la azucarada. Etc. Es comida muerta que no nos nutre ni nos alimenta, solo nos llena la barriga.
El Qi Defensivo son los verdaderos soldados del cuerpo que nos intentan vender algunas marcas comerciales para activar nuestras defensas. Lo que adquirimos del aire que respiramos: regula el ritmo respiratorio y cardíaco y se encarga del sistema inmunológico. Hoy en día en las grandes ciudades, sabemos de sobra que el aire que respiramos es de una calidad más bien baja. Así que aparte de hacer todo lo posible por cambiar esa situación, podemos empezar por salir de vez en cuando de la ciudad e ir a dar paseos por el campo o la montaña. También es importante rodearnos de plantas que nos ayuden a limpiar el aire de nuestro entorno diario, y hacer limpiezas nasales.

Así nos queda que la palabra Kung significa algo así como trabajo que necesita de un tiempo para ser aprendido. Y todo junto como ya sabes, trabajar con la energía. Aunque fíjate bien como a través de la palabra Kung se nos insiste que necesitamos tiempo para aprender a dominar el Qi. Con eso quiero decir que no vale con apuntarse un mes a clase, no notar cambios y rendirse. Hay que trabajar, convertirlo en un hábito, y disfrutarlo para empezar a notar resultados.

Tipos de Qi Gong
Hay dos maneras básicas de trabajar el Qi: la práctica estática y la dinámica. Estas dos prácticas se complementan y se potencian.
El Qi Gong estático se practica a través de posturas inmóviles, seguro has entrado en “youtube” en busca de chi kung y te has encontrado con alguien en la postura de abrazar el árbol. Es una de las posturas más conocidas del Chi Kung estático. Para conseguir una buena práctica hay que sincronizar mente y respiración y sentir como fluye el Qi. Las posturas pueden ser de pie, sentados o tumbados. Las más clásicas son las de pie que refuerzan la estructura corporal y aumentan la energía. Aunque las sentadas, mucho más conocidas por las meditaciones budistas, nos ayudan a mantener una mente despierta y tranquila, y a hacer desaparecer todo el ruido mental que pueda molestarnos. Las posturas estiradas, en cambio, favorecen la relajación y meditación regulando el sistema nervioso central aunque es mucho más fácil quedarse dormido a media práctica.
El trabajo dinámico consiste en una serie de movimientos suaves y harmónicos que se sincronizan con la respiración para conseguir que el Qi circule por todo el organismo. Hay miles y miles de prácticas distintas de Qi Gong, todas igual de válidas y maravillosas. En mis casi 20 años practicando, he pasado por muchas escuelas, con muchos maestros, que practicaban y enseñaban chi kungs muy distintos. Más meditativos, más físicos, más espirituales… Todos tienen mucho que enseñarnos y no vale la pena compararlos ni mirar cual es mejor, lo que realmente te aportará es disfrutar de todos y cada uno de ellos y quedarte con el que más te llene. El Chi kung dinámico es mucho más conocido que el estático, es la estrella de la película, pero realmente se hace difícil de entender uno sin el otro.

Con la práctica del Chi Kung incrementaremos gradualmente la circulación del Qi por nuestro cuerpo, activando meridianos, órganos y Dantiens. Esto puede producir unas sensaciones extrañas en el principiante como pequeñas contracciones musculares, un ligero balanceo corporal, frío en las manos, que, posteriormente, se convertirá en calor agradable al cuerpo, aumento de la actividad metabólica, traduciéndose en más hambre y secreciones gástricas, aceleración del crecimiento de pelo y uñas, y, a medida que aumente la práctica, más claridad y lucidez de la mente. Así que si notas cualquiera de estas cosas, no te asustes, vas por buen camino, sigue así, sin miedo, adelante, escogiste la pastilla azul y eso te lleva a la verdad, pero hay que pasar por ciertas cosas.

No Comments

Post a Reply