Arterapia. El Arte como terapia – Ramón Ballester

charla-arterapia El arte como terapia Ramon Ballester

Arterapia. El Arte como terapia – Ramón Ballester

ARTETERAPIA Y AUTOCONOCIMIENTO

No sé si lo que yo sienta será verdadero.
No sé si lo que yo piense será real.
Pero la acción sí es real.
Y la realidad es contactar (…),
GUILLERMO BORJA

Nuestro Ser esencial se conoce por su manifestación, por su expresión. En Arterapia no se considera tan importante el trabajo con los contenidos o las explicaciones, como el trabajo con la experiencia. La obra de arte, para su realización, requiere de nuestros patrones de acción, de acceder al mundo, de tomar contacto con él, de escuchar su respuesta y en definitiva de relacionarnos con él. Pero, en última instancia, surge del nivel más profundo al que tenemos acceso (y a veces, las más, no necesariamente consciente).
Todo es modificable a partir de la modificación en la conciencia. Es una cuestión de grado: a mayor conciencia, mayor capacidad de cambio. Si el cambio es funcional y no ocurre en la conciencia, se convierte en transitorio y afecta tan sólo al comportamiento. El crecimiento personal no es un reforzamiento de la persona, sino una comprensión de la misma, relativizándola al lugar que debe ocupar en el espectro interno para posibilitar el despliegue del propio potencial. La finalidad de la terapia no acaba en aprender a funcionar bien, en realidad ese es un medio para llegar al fin: la trascendencia.
La Arterapia pone el énfasis en el lenguaje artístico como medio de expresión. Mediante la manipulación, unas veces individual y otras grupal de elementos plásticos, sonoros, espaciales, dramáticos, etc. Su finalidad última es crear un espacio lúdico de experimentación consciente que sirva para despertar la conciencia. La transformación se puede dar durante el proceso de creación. Los diferentes lenguajes y sus correspondientes técnicas afectan a diferentes niveles y pueden ser preferibles unos u otros, para trabajar unos u otros asuntos, pero el hecho artístico es uno, indistinto de los lenguajes que se utilicen. El poder transformador del arte no se encuentra en la técnica empleada, está en el acto creativo, ese salto al vacío fértil en el que se concibe y realiza la obra a nuestra imagen y semejanza. En Arterapia la persona, utilizando su artista, obtiene recursos para poder desplegar y utilizar su propio potencial; y prueba que lo que piensa, siente y hace puede estar en armonía, es decir que puede hacer lo que realmente quiere hacer. La creación es la manera más auténtica de ejercer el Yo

 

ACTO CREATIVO

Primera reunión, última reunión
MÁXIMA ZEN PARA LA CEREMONIA DEL TÉ

Acto. El sustantivo que nombra el verbo de los verbos. Un verbo es acción. El verbo de los verbos es la acción de la acción. Está detrás de cualquier acción. Un accidente sucede, un acto se hace. Tiene sujeto, dueño, autor, hacedor. Tiene un agente responsable.
Creativo. Un acto es creativo si es original, si mantiene el vínculo con su centro original. Crear es "producir de la nada", es engendrar. Un Acto Creativo es un acto vivo. Palpita. Vibra. Se concibe, nace y se cría como un hijo. El AC no es repetición, no es clon jamás. El parecido con otro acto creativo es sólo aparente. Un pianista interpreta una partitura de Beethoven y puede crearla o copiarla como un mono. Al crearla la rehace, la anima y le da vida, y la obra resuena en el corazón del espectador de nuevo, por primera vez. Esto ocurre también cuando uno se lava los dientes; puede hacerlo como un acto más de la rutina cotidiana y desaparecer en él o puede aparecerse en él.
Es una cuestión de conciencia e impecabilidad: Estar en lo que uno hace con la atención puesta, con el corazón presente; no como si ocurriera, no siendo uno ocurrencia sino ocurrente (el que ocurre la cosa). Un Acto Creativo es un Acto Consciente. No hay tiempo ni espacio cuando se está haciendo. Sólo existe la cosa. Y la cosa soy yo. Soy yo el que estoy haciendo ahí. Soy yo el que me estoy haciendo ahí. Ahí me encuentro conmigo de nuevo. Ese autoreconocimiento en la obra le da vida a la obra y me da vida a mí, porque la convoco en mí para realizarla. Así puedo poner mi vida en lo que realizo, sea lo que sea.
Para esto asumo una postura interna que posibilita la conciencia y consecuentemente, la responsabilidad del propio proceso de crecimiento. El acto creativo es tal si el implicado se compromete, es decir, en la medida que la decisión de realizar el acto es realmente sentida.

 

ACTO SEXUAL

«La generación existe por doquier;
todo tiene sus principios masculino y femenino;
la generación se manifiesta en todos los planos.
EL KYBALION

¡No puedo creer que el inescrutable universo
gire sobre el eje del sufrimiento;
seguramente la extraña belleza del mundo
debe residir en algún lugar de alegría pura!
LOUISE BOGAN

La Creación obedece al Principio de Generación . Para que lo que surja sea nuevo realmente se requieren dos condiciones: Una es fruto de una interrelación íntima entre los dos hemisferios, el masculino genera y envía gran cantidad de ideas al femenino que las recibe, fecunda y germina alguna; es una autofecundación. Otra se da en el momento de la expresión, conduce y desarrolla ese fruto, llevándolo y creciéndolo en diálogo con el ambiente y sus circunstancias. El resultado será nuevo y hablará de si el proceso es realmente sentido. Porque podría parecer que todo el énfasis está puesto en la cosa hecha. Y no es así. La auténtica riqueza del acto creativo está en el proceso. La Creación es proceso no producto.
El proceso creador conforma una auténtica relación sexual que va más allá de la lateralidad cerebral, aunque obviamente la incluye; va más allá de los aspectos, de los que todos participamos, femenino y masculino, aunque obviamente los incluye. Sexualidad es cópula, fecundación, generación… La vida está viva y en si misma es excitante, nos invita y nos convoca a participar, nos seduce. El artista no se resiste a esa tentación. Se deja caer en ella con ella, la ronda, la regala, la invita a cenar, baila con ella, hace el amor y crea con ella algo vivo.
Para nacer es preciso ser concebido, y la concepción es el fruto de un encuentro de dos: Un padre, pater, que parte, que es origen, patrón, que marca un patrón, que propone un sentido, una dirección y un movimiento; un gesto que gesta una gesta, que abre una gestalt. Y una madre, mater, materia, matriz, que proporciona el soporte, que da la forma, que informa. Y que da a luz la luz.

 

ACTO DE AMOR

Produce sin apropiarse de nada
Actúa sin esperar nada
Acabada su obra, se separa de ella,
y porque no se ata a ella
su obra habrá de permanecer
TAO TE KING

La creación no es sólo expresión, es también comunicación, implica feed-back. La experiencia artística surge de un encuentro. Esta comunión con el proceso, es fruto de un ir y venir entre la diferenciación y la fusión. El acto creativo es resultado del diálogo entre el sujeto y el curso de resolución de su obra. "Escucha" lo que hace mientras va surgiendo, dialoga con los materiales y con la misma obra. De esta manera el artista se transforma con la obra, se crea con ella, en ella. Hace el amor con amor.
Amor es la fuerza de gravedad de las células. El cuerpo, es cuerpo por amor. El amor es el artífice de la cohesión del sistema organísmico; le da coherencia, lo conmueve y lo mueve. Todos los sentimientos son variables del amor. Amor-querer que es aceptar incondicional, no posesivo, dulce tolerancia que se puede sentir por un hijo o por un amigo; compasión que en algún momento habremos notado por la humanidad entera; sentimiento de formar parte de este Ser Humano, manifestándose en las personas, manifestándose en mí, sólo un Ser al fin…
Paradójicamente amar es soltar, entregarse y confiar en que esa gravedad existe y funciona sóla, nos tiene y nos sostiene. Es algo que es en nosotros y que va más allá de lo que podamos comprender y mucho menos describir. Sólo podemos sintonizar con ella y participar de ella, dejar que sea. El acto creativo es un acontecimiento vivo, hijo del amor y de esa entrega.

 

HIJO DE SEXO Y DE AMOR

El acto creativo como hijo vivo que es, autónomo, es a su vez generativo, actúa por su cuenta. Tiene sexo (es generativo) y tiene amor (tiene gravedad). Hay actos masculinos y actos femeninos. Hay actos que proponen y actos que disponen, que se hacen disponibles. Así como hay obras de arte que son penetrables, que son soporte; y obras de arte que penetran. De este modo cuando uno crea, desencadena un nuevo miembro de la estirpe, de la familia. Uno es padre-madre, abuelo-abuela, etc.
La Creación nos pone por encima de nosotros mismos, es un contacto en la tercera fase, es una gracia, es ponerse a tiro de algo que está más allá de nuestro ser ordinario. Es nuestro ser extraordinario. La actitud artística es extraordinaria.
Es esencial acordarnos de llevar el sentido artístico a la vida cotidiana, aplicándolo en lo pequeño, a los actos de cada día y en lo grande, a la vida como obra. La condición de artista, una vez adquirida se ejerce siempre, en todo momento y en todo lugar. Una actitud de vida artística deja una estela de belleza a nuestro paso. De belleza profunda y tremenda. De belleza interior y exterior. De belleza. Entendiendo como belleza todo lo que señala la Luz, todo lo que despierta la Conciencia. El arte de las artes es el Arte de Vivir.

Cuando contempléis la naturaleza,
mirad el detalle y la cosa entera;
nada está dentro ni nada está fuera.
Captad, pues, en seguida y en un vuelo
el sagrado y público secreto.
Saludad la apariencia verdadera,
disfrutad de la diversión severa:
nada vivo es algo Uno,
lo vivo siempre es Mucho.
GOETHE

RAMÓN BALLESTER
Soy Maestro (UPM) y Artista pintor. Y psicoterapeuta Gestalt por el Taller de Gestalt de Barcelona, especializado en Arterapia. Me he formado en Psicoterapia Integrativa en el programa SAT y en Psicoterapia Clínica Integrativa en el IPETG de Alicante. Soy cofundador y docente de la Escola de Gestalt de Girona. Miembro Didacta y Supervisor de la AETG (Asociación Española de Terapia Gestalt), reconocido por la FEAP (Federación Española de Asociaciones de Psicoterapia). Creador y codirector de la escuela de arterapia del Mediterráneo. Me dedico a la psicoterapia y a la supervisión de terapeutas y arterapeutas en Girona y Barcelona, así como a la docencia en diversas escuelas de psicoterapia del país
Mi teléfono de contacto es el 691 38 53 20
Mi mail, ralualan@gmail.com

No Comments

Post a Reply